Nada, en Nantes

¿Desde hace cuanto nos dicen, nos repiten, nos advierten que nada será como antes? Que estamos atravesando un período histórico inédito, afrontando sucesos que transformarán totalmente nuestra vida en todos sus aspectos.
El trabajo, no será como antes.
La diversión, no será como antes
Ir a hacer la compra , no será como antes.
Viajar, no será como antes.
La sociabilidad, no será como antes.
Manifestarse y protestar, no será como antes… es más, no será posible.
Y así en todos los ámbitos. Porque todo debe ser reprogramado, saneado, esterilizado. Debemos habituarnos no sólo a que nos controlen y vigilen, sino también a ser aislados, vacunados, curados…
Todo esto nos lo han explicado hasta la saciedad, movilizando un pequeño ejército de expertos (virólogos, psicólogos, sociólogos…). Pero ellos, ¿lo habrán entendido? Por lo que parece, no.
Si no, no se explicaría su estupor ante el magnífico incendio que ha iluminado el cielo de Nantes. La célebre catedral gótica ha sido invadida por las llamas. Si no ha sido la voluntad de Dios, tampoco ha sido la del azar – ni cortocircuitos ni rayos. Ha sido una voluntad humana, rabiosa y determinada, la que ha colocado tres mechas en tres puntos dentro del edificio. Su imponente órgano ya no acompañará las alabanzas al Señor.
¿Y la Santa Iglesia se indigna? ¿El gobierno se indigna? ¿La opinión pública se indigna? ¿Los fieles se indignan? Pero, ¿por qué?
Si ya lo saben todos: nada será como antes. Ni siquiera las iglesias, esos lugares de culto donde se entra con la cabeza gacha a rezar a baja voz a la autoridad, como la de Nantes. Hicieron falta más de 450 años para construirla, han bastado unas pocas horas para demolirla. Ni tan siquiera las comisarías de policía de las metrópolis, esos edificios donde se entra con las esposas en las muñecas, secuestrado por la autoridad, como la de Mineápolis.

Que éstos focos de obediencia, aparentemente inextirpables, sean al fin esterilizados, ¿no es lo mínimo que puede y debe suceder?

[18/7/20]

Niente, a Nantes

Da quanto tempo ci dicono, ci ripetono, ci ammoniscono che niente sarà più come prima? Che stiamo attraversando un periodo storico inedito, affrontando eventi che muteranno totalmente la nostra vita, nei suoi aspetti maggiori come in quelli minori?
Il lavoro, non sarà più come prima.
Il divertimento, non sarà più come prima.
Andare a far la spesa, non sarà più come prima.
Viaggiare, non sarà più come prima.
La socialità, non sarà più come prima.
Manifestare e protestare, non sarà più come prima… anzi, non sarà proprio più possibile.
E così in tutti gli ambiti. Perché tutto deve essere riprogrammato, sanificato, sterilizzato. Ci dobbiamo abituare non solo a venire controllati e sorvegliati, ma pure ad essere isolati, vaccinati, curati…
Tutto ciò ce lo hanno spiegato fino allo stordimento, mobilitando un piccolo esercito di esperti (virologi, psicologi, sociologi…). Ma loro, loro avranno capito? A quanto pare, no.
Altrimenti non si spiegherebbe il loro stupore davanti al magnifico incendio che ha illuminato il cielo dell’alba sopra Nantes. La celebre cattedrale gotica è stata invasa dalle fiamme. Se non è stata la volontà di Dio, non è stata nemmeno quella del caso — niente fulmini, niente cortocircuiti. È stata una volontà umana, rabbiosa e determinata, ad aver piazzato tre inneschi in tre punti diversi all’interno dell’edificio. Il suo imponente organo non accompagnerà più le lodi al Signore.
E la Santa Chiesa si indigna? E il governo si indigna? E l’opinione pubblica si indigna? E i fedeli si indignano? Ma perché?
Eppure, lo sanno tutti che niente sarà più come prima. Nemmeno le chiese, nemmeno i luoghi di culto dove si entra a testa bassa a pregare sottovoce l’autorità, come quella di Nantes. Ci sono voluti più di 450 anni per costruirla, sono bastate poche ore per demolirla. Nemmeno i commissariati di polizia delle metropoli, nemmeno gli edifici dove si entra con le manette ai polsi in ostaggio delle autorità, come quello di Minneapolis.
Che questi apparentemente inestirpabili focolai di obbedienza vengano infine sterilizzati, non è forse il minimo che possa e debba accadere?

[18/7/20]

Cremona (Italia) – “Blackout” y fuegos

Nos enteramos por la prensa del régimen que entre finales de junio y mitad de Julio, hubo un apagón en Cremona que dejó a oscuras gran parte de la ciudad; en otro episodio también ardió una centralita telefónica: junto al lugar del incendio aparecieron pintadas contra el 5G.

 

Cremona al buioBlackout in moltezone della città

https://www.laprovinciacr.it/news/cronaca/252612/notte-di-fuoco-e-scritte-anti-5g-tragedia-sfiorata.html

 

Cremona – Blackout e roghi

Cremona – Blackout e roghi

Apprendiamo dalla stampa di regime che tra la fine di giugno e metà luglio a Cremona si è verificato un blackout che ha lasciato al buio gran parte della città; in un altro episodio una centralina telefonica avrebbe preso fuoco: accanto al luogo dell´incendio sarebbero state ritrovate delle scritte contro il 5G.

Cremona al buioBlackout in moltezone della città

https://www.laprovinciacr.it/news/cronaca/252612/notte-di-fuoco-e-scritte-anti-5g-tragedia-sfiorata.html

roundrobin.info

Brescia (Italie) – Pour Manu, pour Juan, pour une autodéfense collective

Mercredi 2 juillet, à 13h, au tribunal de Brescia, aura lieu le procès en appel contre Manu. Arrêté en mai 2019, détenu en prison jusqu’en mars 2020 et aujourd’hui aux arrestations domiciliaires, Manu a été condamné le 22 novembre dernier à 3 ans et 2 mois, car accusé d’avoir aidé Juan pendant sa cavale. Tout en créant un précédent farfelu mais grave, le Parquet ne l’a pas accusé seulement d’« aide à se soustraire à une peine », mais aussi de « complicité » avec la circonstance aggravante de « terrorisme », parce que Juan, au vert à cause d’un certain nombre de condamnation définitives, liées surtout à la lutte contre le Train à haute vitesse en Valsusa, a été arrêté après plus de deux ans de cavale, accusé d’avoir attaqué le siège de la Lega à Trévise, une affaire judiciaire, celle-ci, dont personne (ni Juan, ni encore moins Manu) pouvait être à connaissance. Si, ces dernières années, il est arrivé très rarement que quelqu’un qui offre de hospitalité ou de l’aide à un fugitif soit arrêté, c’est la première fois qu’à l’accusation de « complicité » on ajoute la circonstance aggravante de « terrorisme », dans ce cas avec un saut logique assez périlleux. Il s’agit d’une attaque bien précise contre la solidarité, d’un avertissement à quiconque, par l’avenir, décide de donner un coup de main aux recherchés, aux fugitifs, aux clandestins, en opposant à la lois la pratique de l’entraide, les règles, vieilles comme le monde, d’une communauté qui s’ouvre sans demander de papiers d’identité, l’élan généreux qui unit ceux qui défient l’autorité et ses injustices. Étant donné que tant de personnes pourraient se trouver dans la situation de Juan – tout comme le sont déjà des millions d’êtres humains, qui, pour différentes raisons, vivent et se déplacent traqués par la police parce qu’ils n’ont pas dans leur poche un certain papier, le fait de réaffirmer que la solidarité est quelque chose de juste n’est pas seulement un geste de soutien envers Manu (et Juan), mais aussi un élément d’autodéfense collective.

Ce « monde souterrain », où les lois et la police n’arrivent pas à entrer, est justement le substrat éthique qui a écrit les pages les plus belles de l’humanité rebelle, qui a permis (et permet encore, aux quatre coins de la planète) aux mouvements révolutionnaires de tenir le coup. Dans cette « histoire hors la loi » est encore écrit notre avenir.

Pour ces raisons, et d’autres encore, nous invitons compagnonnes et compagnons, amis et solidaires à une présence en soutien devant le tribunal de Brescia, mercredi 22 juillet à partir de 12h30.

anarchistes

attaque.noblogs.org

Por Manu, por Juan, por una autodefensa colectiva

Link

El miércoles 22 de Julio a las 13.00, está previsto el juicio de apelación contra Manu. Detenido en mayo de 2019 y encarcelado hasta marzo de 2020, hoy todavía está en arresto domiciliario. El pasado 22 de Noviembre fué condenado a 3 años y 2 meses bajo la acusación de haber ayudado a Juan durante su clandestinidad. Con un precedente tan disparatado como grave, el tribunal de Brescia no solo le impugna “procurata sottrazione alla pena”, sino también “favorecimiento” con agravante de “terrorismo” porque Juan, fugado tras una serie de condenas relacionadas principalmente con la lucha contra el TAV en Valsusa, fué detenido después de dos años de clandestinidad, acusado de atacar la sede de la Lega de Treviso, proceso que ninguno – ni Juan ni mucho menos Manu – podía conocer. Si en los últimos años quien abría sus puertas o ayudaba a un fugado raramente era detenido, ésta parece ser la primera vez que se añade el agravante de “terrorismo” al cargo de “favorecimiento”, en este caso con un salto lógico muy descarado. Se trata de un ataque a la solidaridad, de un aviso a cualquiera que decida echar una mano a los perseguidos, fugados, clandestinos, contraponiendo a la ley la práctica del apoyo mutuo, las reglas –viejas como el mundo– de una comunidad que se abre sin pedir la documentación, el impulso generoso que une a quienes desafían la autoridad y sus injusticias. Ya que muchxs podrían encontrarse en la situación de Juan –como millones de seres humanos, que por diverso motivo, viven y se desplazan perseguidxs por la policía por no tener un determinado trozo de papel en su bolsillo–, reafirmamos alto y claro que la solidaridad es buena cosa, a la par que justa; no es sólo un gesto de cercanía a Manu (y a Juan), sino un elemento de autodefensa colectiva.

Ese *mundo subterráneo* en el que las leyes y la policía no consiguen entrar es precisamente el tejido ético que ha escrito las páginas mas bellas de la humanidad rebelde, que ha permitido –y todavía permite, en los cuatro puntos cardinales del planeta– resistir a los movimientos revolucionarios. Nuestro futuro sigue inscrito en esa *historia* *bandida*.

* Por éstas y otras razones, invitamos a lxs compañerxs, amigxs y solidarixs a estar presentes para mostrar apoyo fuera del tribunal de Brescia, el miércoles 22 de Julio, a partir de las 12:30. *

* anarquistas *

Per Manu, per Juan, per un’autodifesa colletiva

Per Manu, per Juan, per un’autodifesa collettiva

Mercoledì 22 luglio, alle ore 13,00, presso il tribunale di Brescia, si terrà il processo di appello contro Manu. Arrestato nel maggio del 2019, detenuto in carcere fino al marzo del 2020 e tutt’ora agli arresti domiciliari, il 22 novembre scorso Manu è stato condannato a 3 anni e 2 mesi con l’accusa di aver aiutato Juan durante la sua latitanza. Con un precedente tanto strampalato quanto grave, il tribunale di Brescia non gli ha contestato solo “procurata sottrazione alla pena”, ma anche “favoreggiamento” con l’aggravante di “terrorismo” perché Juan, uccel di bosco per una serie di definitivi legati soprattutto alla lotta contro il TAV in Valsusa, è stato arrestato dopo più di due anni di latitanza con l’accusa di aver attaccato la sede della Lega di Treviso, procedimento di cui nessuno – né Juan né tanto meno Manu – poteva essere a conoscenza. Se in anni recenti ben di rado è successo che chi offriva ospitalità o aiuto a un latitante venisse arrestato, è la prima volta, ci sembra, che al “favoreggiamento” si aggiunge l’aggravante di “terrorismo”, in questo caso con un salto logico assai ardito. Si tratta di un attacco ben preciso alla solidarietà, di un monito a chiunque in futuro decidesse di dare una mano ai ricercati, ai fuggiaschi, ai clandestini, contrapponendo alla legge la pratica del mutuo appoggio, le regole – antiche quanto il mondo – di una comunità che si apre senza chiedere i documenti, lo slancio generoso che unisce chi sfida l’autorità e le sue ingiustizie. Visto che in tante e tanti potrebbero trovarsi nella situazione di Juan – come già milioni di esseri umani, per motivi diversi, vivono e si spostano braccati dalla polizia perché non hanno in tasca un determinato pezzo di carta –, ribadire forte e chiaro che la solidarietà è cosa buona e giusta non è solo un gesto di vicinanza a Manu (e a Juan), ma un elemento di autodifesa collettiva.
Quel *mondo sotterraneo* in cui leggi e polizia non riescono ad entrare è proprio il tessuto etico che ha scritto le pagine più belle dell’umanità ribelle, che ha permesso – e ancora permette ai quattro angoli del Pianeta – ai movimenti rivoluzionari di tenere duro. In quella *storia* *bandita* è ancora inscritto il nostro futuro.

*Per queste ragioni, e altre ancora, invitiamo compagne e compagni, amici e solidali, a una presenza di appoggio fuori del tribunale di Brescia, mercoledì 22 luglio, dalle ore 12,30. *

*anarchiche e anarchici *

Per Manu, per Juan, per un’autodifesa collettiva

Genova (Italia) – Ataque incendiario contra la policía local. 24/25 junio 2020

El daño de la globalización ha llegado también a Occidente y hemos tenido que hacerle frente directamente. La reacción no ha sido bajo una perspectiva de resolver las causas, sino más bien otro paso acelerado hacia el progreso y hacia una intensificación del dominio tecnocientífico, de la transformación y del rápido reajuste de las lógicas del autoritarismo y el beneficio.

Incluso en tiempos de pandemia, el gobierno ha garantizado los negocios de las compañías farmacéuticas y los señores de la guerra. A través de políticas capitalistas, los estados continuaron la producción industrial a expensas de los trabajadores y las operaciones militares a expensas de poblaciones enteras.

También en el puerto de Génova han seguido transitando barcos cargados con tanques y diverso armamento con destino a los Emiratos Árabes.

El estado ha dejado claro cuáles son sus intereses, muy lejos de las necesidades reales de los individuos, y en continuidad con la política tecno-industrial: imposición de tecnologías nocivas como el 5G y el control social de masas (a través de la militarización de los territorios, la aceleración tecnológica y el uso de diversos medios como drones, GPS, lanchas motoras, helicópteros y varios proyectos «smart»). Todo esto se impone con la violencia de sus fuerzas armadas (policía, carabinieri, ejército) y también mediante la represión, la fragmentación social y el aislamiento de los individuos; alarmados por la retórica emergencial y la obsesión securitaria habitualmente empleada en los países coloniales europeos. La misma que acompañó el cierre de las fronteras y la gestión militar de otro de los «efectos» de la globalización y la guerra: las migraciones.

El capitalismo y las ganancias patronales son el verdadero virus de esta sociedad. El gobierno y el estado los defienden a través de la policía, los asesinos de siempre, preparados para reprimir el descontento y la rebelión hoy, así como mañana, en la crisis económica que se acerca.

Hemos elegido responder con acción directa a la opresión para ampliar las perspectivas del conflicto y combatir la lógica de la recuperación reformista y la mediación política de la «intervención». Esperamos un aumento de las luchas en la continuidad del ataque.

Solidarizamos con los disturbios en las cárceles italianas. Vengamos a los muertos durante las revueltas, los asesinatos, los abusos, la tortura y la violación que la policía practica en todo el mundo, tanto dentro de esos muros como fuera.

Saludamos con alegría a los recientes disturbios en Chile y Estados Unidos.

Enviamos nuestra solidaridad a lxs anarquistas procesadxs por la operación «Scripta Manent» a quienes queremos libres. Para ellxs todo nuestro amor. A sus carceleros todo nuestro odio.

Un abrazo fraternal de solidaridad con lxs compañerxs anarquistas detenidxs en la última operación anti-anarquista «Bialystok» de los ROS en Roma.

Solidaridad con lxs compañerxs arrestadxs en la operación «Prometeo», con Peppe, con Juan y con todxs lxs presxs, anarquistas y revolucionarixs.

Viva la anarquía!

[traducido de https://plagueandfire.noblogs.org/attacco-incendiario-polizia-locale-genova-24-25-giugno-2020/]

Attacco incendiario polizia locale Genova. 24/25 giugno 2020

Alemania – Incrementa la respuesta a los maderos…

En los últimos días los cerdos se enfrentaron cada vez más con gente “rebelde” (cita del informe de prensa de la policía) que no se deja intimidar. El lunes 15 de junio, un madero tuvo que luchar por su arma que la persona controlada trató de coger, el 22 de junio, un madero imbécil recibió un puñetazo en la cara y tuvo que ir al hospital después. También el 22 de junio, un madero recibió una fuerte patada en la rodilla y la espinilla, que según los policías “resultó gravemente herido”. El 23 de junio un “madero frustrado” [guardia jurado] de una tienda de comestibles fue golpeado y mordido por una persona que sólo cogió lo que quería. El 24 de junio, los cerdos que trataron de forzar a una persona a usar mascarilla fueron golpeados, pateados, insultados y escupidos. Cuatro policías resultaron ligeramente heridos.

[de zuendlumpen.noblogs.org ]